Consejos,

Como preparar una taza de Matcha

10:30 Soledad Nieto 0 Comments


Existen dos formas de preparar el matcha: espeso (濃茶 koicha) y ligero (薄茶 usucha).

Antes de usarlo, se puede cribar el matcha a fin de deshacer cualquier grumo que pueda haber en el té.

Se coloca una pequeña cantidad de matcha en el bol, tradicionalmente utilizando una cuchara de bambú llamada chashaku; a continuación se añade una pequeña cantidad de agua caliente (no hirviendo, sobre unos 80 °C o 176 °F). A continuación se mezcla hasta tener una consistencia uniforme con un mezclador de bambú llamado chasen. El matcha estará preparado cuando ya no haya ningún grumo en el líquido y no quede ningún resto de té en los lados del bol. Dado que el matcha puede ser amargo, tradicionalmente se sirve con un pequeño dulce (consumido antes de beber) y sin añadir leche ni azúcar. Normalmente se considera que 50 gramos de matcha proporcionarán 25 boles de usucha o 12,5 boles de koicha.

 
 
El usucha, o té ligero se realiza aproximadamente con 1,75 gramos (1,5 cucharillas chashaku o la mitad de una cucharilla de té) de matcha y aproximadamente 75 ml de agua caliente por porción, que puede ser mezclado  para producir espuma o no, al gusto del consumidor. El usucha crea un té más ligero y un poco más amargo.

El koicha o té espeso, se prepara con aproximadamente el doble de matcha (más o menos 3,75 gramos o 3 cucharillas chashaku o una cucharilla de té) y la mitad de agua (40 ml de agua caliente) o seis cucharillas de té llenas de matcha con 3/4 de taza de agua. La mezcla resultante será bastante más espesa que el usucha y tendrá una consistencia parecida a la miel. Mezclar el koicha requiere un movimiento y agitación más lentos que el usucha para no producir espuma. El koicha normalmente se realiza con un matcha más caro, como el matcha de grado ceremonial, y por tanto produce un té más suave y dulce que el usucha; es servido casi exclusivamente como parte de las ceremonias de té japonesas

Matcha Shaked
 
Aunque solo tengas un minuto antes de salir a toda prisa, puedes disfrutar del Matcha de una forma muy simple, y además llevarlo a cualquier parte.  Se prepara con agua bien fría y es un estupendo refresco saludable.  Si lo prefieres, sustituye el agua por leche o leche vegetal y ya tienes un nutritivo desayuno.
  1. Coge una botella de agua individual bien fría y vacía 1/3 de su contenido.
  2. Añade 2 cucharaditas (4g) de Matcha y tápala bien.
  3. Remueve enérgicamente hasta que se disuelva todo el polvo.
  4. Si lo prefieres, puedes añadir tu edulcorante habitual para una bebida más dulce.
Ya ves que no hay excusa para que el Matcha no forme parte de tu lista de alimentos imprescindibles en tu despensa saludable.

 

También en el blog

0 comentarios: